Depresión


¿Tendré Depresión?Depresion

En épocas de crisis como la actual, son muchas las personas que padecen dificultades económicas, laborales, en las relaciones interpersonales y familiares, que les lleva a preguntarse si su estado es patológico o es fruto de las circunstancias.

Son numerosos los pacientes que preguntan si padecen una depresión o el cuadro se ira solo en función de la mejora de la situación estresante.

Para ello es preciso concretar que la depresión, es un trastorno médico serio que afecta el organismo, el estado de ánimo y los pensamientos. Afecta la manera de comer y dormir, la percepción que uno tiene de sí mismo y la manera de pensar. Un trastorno depresivo no es lo mismo que un sentimiento de decaimiento pasajero. No es una señal de debilidad personal ni una afección que puede desaparecer con sólo desearlo. Las personas que tienen depresión no mejoran por sí solas. Sin tratamiento, los síntomas pueden durar semanas, meses o años. Sin embargo, con un tratamiento apropiado, que generalmente incluye medicamentos y/o psicoterapia a corto plazo, la mayoría de personas que sufren de depresión mejoran.

Durante los últimos 20 años, la investigación biomédica incluyendo la genética y la de neuroimagen han ayudado a que comprendamos mejor ciertos aspectos de la depresión y otros trastornos mentales. Ahora entendemos mejor el cerebro, cómo la bioquímica cerebral puede ser alterada y cómo aliviar el sufrimiento que causan los trastornos mentales. A medida que las investigaciones continúen demostrando que los trastornos depresivos son reales y tratables como el cáncer u otras enfermedades graves y no son una señal de debilidad personal.

El primer paso para obtener el tratamiento apropiado para la depresión es someterse a un examen físico. Algunos medicamentos, al igual que algunas enfermedades médicas tales como infección viral, trastorno de la glándula tiroides o un bajo nivel de testosterona pueden causar los mismos síntomas que la depresión. Si estas posibilidades se descartan como causa de los síntomas depresivos, el segundo paso será realizar una evaluación psicológica para determinar si se trata de depresión.

Una buena evaluación diagnóstica incluirá un historial completo de los síntomas, por ejemplo, cuándo comenzaron, cuánto duraron, cuál fue la severidad, si el paciente los tuvo anteriormente y, en ese caso, si los síntomas fueron tratados y cuál fue el tratamiento administrado. Se debe saber si hay abuso en el consumo de alcohol o de otras drogas y si el paciente tiene pensamientos de muerte o suicidio.

Además el historial debe incluir preguntas acerca de si otros miembros de la familia han sufrido trastornos depresivos y, si fueron tratados, qué tratamiento recibieron y si éstos fueron eficaces. Por último, una evaluación diagnóstica debe incluir un examen del estado mental.

El tipo de tratamiento dependerá del diagnóstico, la severidad de los síntomas y la preferencia del paciente. Se ha comprobado que una variedad de tratamientos, inclusive medicamentos y psicoterapias a corto plazo son eficaces para combatir los trastornos depresivos. En general, los trastornos depresivos severos, especialmente los que son recurrentes, requerirán una combinación de tratamientos para obtener el mejor resultado.

¿Qué tipo de ayuda existe? Conozca los distintos tipos de ayuda disponible